El valor curricular de las certificaciones

El valor curricular de las certificaciones

Certificarse es, hoy por hoy, una necesidad que tanto los organismos como las personas necesitan para validar cualquier afirmación que hagan sobre sí mismos como decir que la empresa es la más eficiente, o que se tiene un buen nivel de inglés, tener capacidad de gestionar un equipo, etc. 

La certificación es el proceso de evaluación de conformidad, que permite dar un informe para asegurar que se responde a ciertos requisitos, características o exigencias. Este tipo de autentificaciones sólo tienen validez si la entidad certificadora es absolutamente independiente e imparcial.  

En cuestiones académicas, tener una certificación le da más valor a nuestras habilidades y nos acredita para realizar tareas específicas; por consiguiente podemos aspirar a más y mejores remuneraciones en nuestras áreas de empleo. El valor curricular de la certificación radica en el valor agregado que le da a nuestros estudios universitarios o técnicos. 

El valor curricular de las certificaciones

Es importante que, si queremos tener una certificación que respalde nuestras aptitudes, la institución educativa proporcione la garantía del conocimiento necesario y legal a sus estudiantes. El eje perteneciente a la educación necesita estar a la vanguardia de las exigencias y compromiso con el entorno, teniendo medidas que evalúan y dan certeza a los estudiantes respecto a la calidad de la institución. 

En ese sentido, CI Academy ofrece certificaciones registradas ante la Secretaria del Trabajo y Previsión Social (STPS) en México, CONOCER de la SEP, IDEFT (Instituto de Formación para el Trabajo) y cuenta también con respaldo internacional por el Consejo Certificador de Seis Sigma (CSSC). Nuestros instructores están avalados ante la Asociación Internacional de Certificaciones Seis Sigma (IASSC) y nuestros programas está alineados a las recomendaciones para mejorar la productividad en las empresas por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

Con información de

Revista COEPES Guanajuato

Leave a comment